VISITAS AL REAL MONASTERIO DE EL ESCORIAL

IMAGEN_BLOGA pesar de todos los tópicos y leyendas surgidos en torno al origen, la elección del emplazamiento, la construcción, la duración de las obras, la fastuosa decoración, su marcado carácter contrarreformista, esotérico, mágico, o cuantos calificativos queramos atribuirle, lo cierto es que el Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial continua siendo en nuestros días un fascinante enigma que trataremos de desvelar en sendas visitas organizadas por nuestro Centro,  acompañados por el profesor de historia del arte Manuel Rey.

De su mano nos sumergiremos en un fascinante recorrido a través del complejo laberinto de sus salas que nos  irá descubriendo cada una de las partes de un edificio singular que constituye el más elocuente documento que ha llegado hasta nuestros días sobre el “rey prudente” Felipe II y su tiempo…
No se trata de visitas estándar,  de un paseo superficial con pinceladas generales  si no de  disfrutar esta impresionante obra con tranquilidad,  comprender con la mentalidad de la época  su sentido, su  construcción… disfrutar con sus magníficas colecciones de tapices, de pintura, reliquias. Admirar la Basílica,  los tesoros que contiene su Biblioteca… paso a paso, lentamente.  Y detrás de todo ello, descubrir  la figura Felipe II,  un rey prudente,  un rey culto.

Todo ello lo iremos descubriendo en sucesivos  encuentros

Iniciaremos la visita con una introducción sobre El Real Monasterio y el período histórico en el que fue creado para tratar de descubrir con los ojos de la época la “octava maravilla” del mundo. Para ello, y para una mejor comprensión del mismo, tras visitar el extraordinario Museo de Tapices, donde se aloja el primer y único encargo del Greco para tan magna empresa, continuaremos con la visita al Museo de la Obra de El Escorial, que nos permitirá descubrir los secretos de su construcción gracias a los planos, grabados, dibujos,  maquetas, o incluso los materiales o las herramientas empleadas por los obreros.
A continuación visitaremos las salas que albergan las extraordinarias colecciones de pintura comenzadas por Felipe II y ampliadas por sus descendientes, en especial por Felipe IV, cuyo “pintor de cámara” y “aposentador mayor de palacio”, el mismísimo Velázquez, reordenó con mimo en el año de 1656. Tras disfrutar de los Ticianos, Tintorettos, Riberas, Zurbaranes, Boscos, obras de Ribera, Velázquez, Luca Giordano, por mencionar algunos ejemplos. Finalizaremos la visita hablando del fastuoso  programa decorativo llevado a cabo para el que serían contratados los mejores “fresquistas” italianos del momento.
Como continuación de la visita anterior penetraremos en los ámbitos más reservados del poder o la intimidad, al realizar un itinerario por el Palacio de los Austrias, desde las impresionantes galerías a sus austeras alcobas…
Descenderemos al Panteón Real comprobando que con los Augsburgo, vida y muerte iban literalmente “de la mano”. Visitaremos a continuación el decimonónico Panteón de Infantes, acto seguido, descubriremos el ritmo procesional de los frescos del Claustro principal ejecutados por Pellegrino Tibaldi, o la impresionante “Gloria de la Monarquía Española” de Luca Giordano sobre la bóveda de la Escalera Principal.
Seguiremos con la visita a los bellísimos Tizianos que decoran la “iglesia Vieja” o “de prestado” y las extraordinarias Salas Capitulares, Vicarial y Prioral. Tras admirar los retablos, monumentos funerarios y tesoros artísticos que alberga la Basílica, pasaremos al “patio de los reyes”.  Culminaremos la visita con la extraordinaria Real Biblioteca que alberga un tesoro de libros raros, miniados, códices, incunables, una auténtica “galería de retratos” de los reyes de la Casa de Austria o los frescos de Tibaldi cuyo contenido esotérico trataremos de desvelar…                                        Si estás interesado en estos encuentros, serás muy bienvenido. Ponte en contacto con nosotros: 91.896.0789 – infocentroalfa@gmail.com 

Anuncios

FELIPE II, COLECCIONISTA Y MECENAS 13 de Diciembre de 17.30 a 19.30 hrs.

coleccionistaLa pasión coleccionista de Felipe II, especialmente en cuanto a pintura religiosa se refiere, le llevo a acumular una de las más extraordinarias colecciones de pintura cuyo destino último sería el Monasterio de El Escorial. Diseminadas actualmente en diversos museos del mundo, la magnífica exposición del Palacio Real de Madrid  “Del Bosco a Tiziano, arte y maravilla en El Escorial” las ha vuelto a reunir, en parte.  A la llamada para contribuir al programa decorativo acudirían fresquistas como Zucchero y Tebaldi, o un pintor de origen cretense cuya pintura no sería del agrado del monarca: el mismísimo Greco. Encargos directos al pintor más famoso de la época: Tiziano, y a embajadores y virreyes para que enviasen a El Escorial las obras de arte más extraordinarias.     Relicarios, Cruces, esculturas, retablos devocionales, estampas, mapas, cartas de navegación, libros raros… Felipe II acumuló una ingente, desordenada y heterogénea cantidad de objetos que convirtieron al monasterio en un condensado de maravillas destinadas a subrayar la magnificencia de la fábrica como la más grande casa de Dios en la tierra.

Imparte la conferencia Manuel Rey   Profesor de historia del arte.

Organiza: Centro ALFA  

Más información: http://centroalfa.es/formacion/formacion.html#cultura